La tendinitis es una lesión que afecta a muchos deportistas cuando se inflama o se irrita un tendón que provoca un desgarrador dolor. Es posible que afecte a cualquier tendón del cuerpo, pero como corredor, los que más pueden sufrir son los del tren inferior, sobre todo por el esfuerzo, el impacto y el desgaste que se lleva cada vez que corremos. No es algo que sólo afecte a atletas de élite o a corredores populares, y es que nadie se salva de esta inflamación que es tan molesta y que si no la tratas a tiempo puede llevarte a estar varios meses sin poder correr.

Por eso, para que conozcas todo sobre este trastorno te explicamos con ayuda de un médico traumatólogo cuáles son sus causas, los síntomas y el mejor tratamiento, así como también una serie de ejercicios y estiramientos.

¿Qué es la tendinitis?

Tal y como explica el Dr. Salvador Martorell, médico traumatólogo experto en cirugía ortopédica en la Quirónsalud Valencia y miembro de Top Doctors: “la tendinitis es la inflamación aguda de uno o varios tendones. Y se dividen en tendinitis agudas y crónicas, estas últimas técnicamente, no son tendinitis sino que son denominadas como tendinosis”.

Por lo que cuando un tendón del cuerpo se ve afectado, lo habitual es que el dolor y la sensibilidad se manifieste fuera de la articulación, es decir, alrededor del hombro, del codo, la rodilla y el talón, o incluso en la cadera, los tobillos, las muñecas y manos.

¿Cuál es la causa de la tendinitis?

Las causas de la tendinitis pueden ser múltiples. Respecto a las tendinitis agudas las más frecuentes son provocadas por “movimientos repetitivos o con mucha fuerza” que producen una fricción continuada del tendón sobre el hueso, especialmente se dan durante la práctica deportiva. En cuanto a las tendinitis crónicas se asocian más con “la edad o el sobreuso que ocasionan la degeneración parcial del tejido del tendón”, según explica el doctor.

¿Cuáles son los síntomas de la tendinitis?

Los síntomas de la tendinitis suelen aparecer en el punto donde el tendón se une al hueso. Los más habituales son el dolor agudo e intenso al mover la articulación, mayor sensibilidad de la zona afectada e hinchazón leve. Eso sí, los síntomas varían depende del tendón que se vea afectado.

Tipos de tendinitis

La tendinitis del rotuliano es una de las lesiones más frecuente entre corredores y como detalla el doctor Salvador Martorell: “Esta inflamación del tendón de la rodilla se asocia, generalmente, a corredores jóvenes/adolescentes que todavía están crecimiento, y suele ceder al alcanzar la madurez esquelética”. En cambio, aquellos runners con más kilómetros recorridos “empiezan a asociar procesos degenerativos en sus tendones, que se manifiestan a menudo en tendinitis de Aquiles, y que llegan, incluso, a retirar a profesionales debido a su complicado tratamiento”.

Pero no son los únicos tipos de tendinitis, porque hay otras aún más desconocidas pero que muchos runners sufren, como la tendinitis de la pata de ganso que afecta a la zona que se encuentra en la parte lateral interna de la rodilla, justo por debajo de la línea articular y que se encarga de la rotación y flexión. También está la más olvidada, la tendinitis de los extensores de los dedos del pie, que juegan un papel clave en la carrera; o la tendinitis de los peroneos que afecta concretamente a tres músculos de la pierna que son los encargados de estabilizar tanto nuestro tobillo como el pie y es provocada por la sobrecarga de entrenamientos, utilizar un calzado inadecuado, tener una técnica inadecuada o, incluso, por tener una pisada excesivamente supinadora.

¿Cuál es el tratamiento de la tendinitis?

El objetivo del tratamiento contra la tendinitis es mitigar el dolor y reducir la inflamación del tendón afectado. “El tratamiento inicial de las tendinitis agudas suele resumirse con el acrónimo inglés RICE (reposo, hielo, compresión y elevación), que coincide en español también. Después, se pueden añadir otras terapias físicas (las famosas "corrientes") o infiltraciones con corticoides”, explica el médico traumatólogo, y añade. “Para prevenir las recaídas, es fundamental mejorar el gesto técnico deportivo o laboral, potenciación muscular e introducir el ciclo de calentamiento/ estiramiento en la práctica deportiva”.

¿Qué es mejor para tratar la tendinitis: frío o calor?

¿Calor o frío para reducir el dolor? Seguramente que muchas veces te has hecho esta pregunta. Pues bien, hay que tener en cuenta que “las tendinitis agudas y las crónicas no son lo mismo histológicamente por lo que reaccionan de manera distinta a la temperatura”. Mientras que las tendinitis agudas o que son recientes reaccionan mejor a las temperaturas bajas, pero las que ya son determinadas como tendinosis hacen lo propio pero con métodos que proporcionen calor.

Ejercicios y estiramientos para la tendinitis

Para evitar volver a recaer o sufrir una tendinitis del tren inferior el trabajo de fuerza de piernas es imprescindible. “Hay que potenciar muscularmente sin impacto ni mucha tensión, pero sí con bastantes repeticiones”. Y tal como ha dicho el médico traumatólogo el calentamiento y el estiramiento después de correr es clave. “Como norma general, se ha de estirar la región anatómica donde se encuentre el músculo, recordando que hay músculos que abarcan dos articulaciones, en cuyo caso hay que incluir ambas en el estiramiento. Por ejemplo, para estirar el recto anterior del cuádriceps, hay que extender la cadera y flexionar la rodilla a la vez”.

Compartir: